MIRANDO DESDE EL PRESENTE

El abrazo es del pueblo, es un cuadro que no me pertenece».

Juan Genovés (Valencia, 1930) se refiere así a su obra cumbre, creada en 1976 y que representa la unidad de todos los españoles, se expone ya en el Congreso de los Diputados, concretamente en la Sala Constitucional, junto al políptico que representa a los siete “padres” de la Constitución de 1978.

Calificado por muchos como la pintura más representativa de la etapa de la Transición y uno de los símbolos de la democracia, El Abrazo  puede verse en el Congreso de los Diputados desde enero de 2016, cuando fue cedido por el Museo Reina Sofía en un acto en el que contó con la presencia del autor. En un primer momento, la obra se expuso en el Vestíbulo de uno de los Edificios de Ampliación del Congreso de los Diputados, y después formó parte de la exposición Habla pueblo, habla, organizada por por el 40 aniversario de las elecciones del 15 de junio de 1977, hasta su ubicación actual, en la Sala Constitucional.

En palabras de Juan Genovés, este lienzo representa a “las miles y miles de personas que luchamos para que nuestro país no fuera diferente. Este cuadro representa la reconciliación de los españoles”.

En primer lugar, relata el autor, había que poner en pie una Constitución, pero también era necesario fabricar una imagen que fuera icono de aquella necesaria Transición a la democracia. Así, cuenta Genovés, compañeros de España y Francia se reunieron convocados por la Junta Democrática. Después de varias horas de discusión, se llegó a un acuerdo para exigir la excarcelación de los presos políticos y se le encargó al artista valenciano la tarea de hacer un cartel para aquella campaña.

En 1976 tal fue su éxito que llegaron a imprimirse 500.000 carteles con la popular imagen, que inundó las paredes de las casas. Asimismo, esta representación sirvió de base para el monumento levantado en la glorieta de Antón Martín de Madrid, en memoria de los abogados laboralistas asesinados en 1977.

Al igual que las Cortes, que durante la primera mitad del siglo XIX tuvieron que hacer verdaderas peripecias para encontrar su sitio y se instalaron en conventos, iglesias y teatros, la obra de Juan Genovés permaneció durante años de un lado para otro. Tanto es así, que en 1976 fue vendida a Estados Unidos, pero el entonces director de Bellas Artes, Felipe Garín, se empeñó en recuperarlo, y así lo hizo.

Al regresar a España, el cuadro se conservó en el Museo de Arte Contemporáneo. Posteriormente, estuvo durante años en los almacenes del Museo Reina Sofía. Y ahora, desde hace tres años, está en el Congreso de los Diputados. Gracias a esta emblemática obra, el artista recibió en 2005 la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes de la mano de S.M. el Rey, Juan Carlos I.

¿Te gustó este artículo? Compártelo

×

Escribe Tu Búsqueda Y Presiona Enter

@constitucion40

X